domingo, 27 de abril de 2014

25 DE ABRIL: SAUDADE E LIBERDADE

"Saudade" de Almeida Junior
Era un 6 de abril del 74, ABBA ganaba Eurovisión con Waterloo y Peret (nuestro Peret), centrifugaba la guitarra dándole a la rumba catalana y retándonos a cantar y ser felices.
Paulo de Carvalho, exbatería y fundador de los llamados "Beatles portugueses" quedaba último con la canción "E depois do adeus"
Yo tenía 14 años, mi hermana 6 y juntas seguro que vimos aquel festival tiradas por el sofá haciendo miles de risas y ajenas a que aquella canción sería, días más tarde, el santo y seña del comienzo de una revolución. ¡Una guerra en Portugal! que decía mi madre, alarmada, presuponiendo que los cañonazos se oirían desde la frontera. Porque el miedo a la guerra  es algo pegado a la piel de quien la ha padecido y aquella se llamaba civil, como la nuestra.

Cinco minutos antes de las 11 de la noche del 24 de abril en la radio de Lisboa suena una canción "libre de toda sospecha" y las tropas antisalazaristas se preparan en sus puestos.

Portugal siempre fue el país vecino, ese que nos permitía no ser los más pobres de Europa, de los Pirineos para abajo, tener la mejor televisión de la península ibérica y  poder comprar toallas y gallos de colores diciendo que habíamos viajado al extranjero.
Portugal era ese pariente pobre pero de la familia al fin y al cabo, con su dictador, como Dios manda, que le hacía pueblo amigo, un dictador que se vino abajo él solo (no se sabe muy bien si cayendo de una silla o en la bañera) y que tuvo ¡hasta sucesor!.
Por eso cuando el día 25 de Abril, a las 0:25 horas, la Rádio Renascença transmite Grândola Vila Morena, algo de envidia debió de invadirnos porque los primos pobres nos dieron una lección de como se manda a un dictador a donde corresponde sin monsergas de transiciones a pie de túmulo.
Y cuando  Celeste Martins Caeiro ofreció claveles por tabaco y aquellos tanques se vistieron de primavera, el país vecino nos dio una enorme bofetada de libertad.

Hoy la pobreza y la riqueza hablan en alemán y nadie es dueño de su destino, ya no tenemos parientes pobres porque disfrutamos de la misma pobreza.
Estoy segura de que Portugal tiene muchos claveles marchitos pero siempre tendrán el recuerdo de aquel 25 de abril y la "Grândola Vila Morena" de nuestro país vecino no se parece en nada a "La Virgen del Pilar dice".

40 años después mi hermana se siente orgullosa del país que la acoge y yo siento saudade de aquellos años y de todo lo que no pudimos, supimos hacer.


Related Posts with Thumbnails