domingo, 3 de julio de 2011

ADIOS GRETA

Si no eres capaz de comprender el dolor que se siente cuando te muere un perro, no sigas leyendo estas palabras, no quiero que las enturbies.


Hoy tengo un dolor muy hondo, sabía que era una perra vieja a la que ya sacamos de un par de muertes casi seguras, por eso creí que seguía teniendo vidas, por eso me duele el sufrimiento innecesario de una noche en que la torpeza de una vana esperanza nos hizo alargar su vida inútilmente.

¡Es tan difícil decir adiós a quien fue alegría de tantos ratos! que todo lo que parecía tan claro, todas las decisiones tomadas se asfixian entre ríos de lágrimas que hasta tienes que ahogar “¡para parecer humana!”

Ya no viene a cuento hablar de la ternura y de la fidelidad ciega, solo quien ha convivido con una animal sabe de estas cosas, inexplicables para quien no está en disposición de entenderlo.

Decían que eras la perra más guapa de Viesques, y te salían novios a los que rechazabas porque tu misión era proteger a Gilda la que, a todos los efectos, fue tu hermana, la que ahora nos queda para aliviar un poco tu recuerdo.

Te trajeron desde Valencia a Gijón lo cual auguraba que serías una perra viajera: Francia, Italia, Portugal y un sinfín de lugares de España, temporadas en Valladolid para estar con la familia y esta vez, en este viaje, viniste para quedarte y hacernos volver a casa con este vacío tan grande.

¡HASTA SIEMPRE GRETA!, ¡LA PERRA MÁS GUAPA DE VIESQUES! Hoy lloramos tu marcha aunque algún imbécil no entienda que también la ternura se aloja en el hocico de un perro.
Related Posts with Thumbnails