sábado, 5 de febrero de 2011

MARAÑAS DE HILOS

Ya está el año en su segundo mes ¡y yo sin vender una escoba! que tengo mi blog más muerto que la momia de Tutankamon, y es que ando como de sequía por saturación pues desde que empezó este 2011 se me ha ocurrido escribir de tántas cosas que, al final, aquí me encuentro sumergida en lo que podría llamar una nube de tags: principios, navidad, lealtades, familia, infancia, colores, tolerancia, cine, mi padre, música, enfermedad...revolotean por mi cabeza como esos pajarillos que salen en las viñetas cuando alguien se golpea con fuerza.
¿Que ocurre que cuando intento escribir me asalta el pudor de la desnudez?, me aplico censura y mi mano se agita ante mi rostro en ese gesto de desechar una idea. ¡Me cuesta escribir con autocensura! ¿Será que estoy perdiendo la sutileza? ¿O será que ando algo pobre de verbo?


Demasiadas cosas azotan mi voluntad, demasiados hilvanes han formado marañas de hilos, busco una hebra de dónde tirar, estoy en ello, me aplico en la tarea aunque me encuentro demasiado a menudo con la improductiva sensatez.
Empiezo a entender que vivir no es gratis, pero a entenderlo de verdad porque ya me ha tocado tirar de chequera varias veces, solo hay algo que me tranquiliza, de momento mis cuentas están saneadas, hay liquidez. Todo es que me de pródiga.
Related Posts with Thumbnails