jueves, 22 de diciembre de 2011

21 QUE SON 32


Solazaba la tarde
distraída en los recuerdos
que han estado hoy
soñando ayeres.

Maquillada
de un intenso violeta
pones flores en el pelo
y al sentir la hierba
fresca
creerás, tal vez,
que es primavera.

Duerme amor
que aún no amanece

Un susurro compañero
el poema inacabado,
la caricia
que aún no llega,
todo es calma,
ya es pasado.
¡venga, vamos,
que te espero!
ya es mañana
y cae la noche
y es de hielo. 
Duerme amor
que yo te sueño,
en la esquina
de mi almohada

miércoles, 30 de noviembre de 2011

NUNCA MÁS Y... ¡LLEGÓ TRUFA!

Trufa llega a casa
Ha llegado a casa, colándose por las rendijas que dejan los "nuncamás" , ha borrado de una lamida todo el miedo a revivir el sufrimiento que sin duda llegará.
Llenando el espacio de vida, ha revuelto la paz inevitable que acompaña los ocasos y me hace creer mejor persona aunque deje con el culo al aire toda mi asertividad.


Hoy tengo una sonrisa boba, no me creo ni a mi misma, pero estoy empezando a querer a esa que se ha hecho dueña de un viejo sillón de orejas.

viernes, 25 de noviembre de 2011

BLOGUERAS.AS CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Hoy, día 25 de noviembre, las mujeres que constituimos el grupo Blogueras.as nos manifestamos en contra de la violencia machista, una vez más, en el Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres.
Queremos recordar, en primer lugar, a Inés Álvarez Suárez, asesinada por su marido a los 64 años, el pasado mes de junio en Mieres; y a Amaranta Cueva González, asesinada por su novio a los 29 años, el pasado mes de octubre en Avilés. Transmitimos todo nuestro apoyo a sus familias y a sus amistades.
Queremos recordar a todas aquellas mujeres asesinadas por sus maridos, sus novios, sus exparejas; asesinadas por el hecho de ser mujeres, asesinadas por la expresión más extrema y más brutal del patriarcado, asesinadas por reclamar su autonomía.
Queremos recordar, también, a todas aquellas mujeres que sufren maltrato, físico, psicológico, del tipo que sea, que denuncien, que no están solas, que acudan a los recursos que la sociedad les ofrece, que se apoyen en sus familiares, en sus amigas, en las asociaciones de mujeres.
Queremos decir a nuestras jóvenes que sean dueñas de sus vidas y de sus sentimientos, que no se dejen controlar, que sean ellas mismas.
Reclamamos de la sociedad que se involucre en decir no a la violencia machista, que sienta empatía respecto a las víctimas, que eduque en igualdad y que reclame educación en igualdad.
Reclamamos de las autoridades que no escatimen en recursos para combatir la violencia de género; que estos recursos resulten confortables para las mujeres que se acercan a ellos; que la coeducación sea un principio rector de nuestro sistema educativo; que la cooperación al desarrollo esté regada de acciones violetas.
Mientras una mujer sufra maltrato por el hecho de serlo, aquí y en cualquier parte del mundo, las feministas tendremos en nuestra agenda estas exigencias, porque la violencia de género es la expresión más brutal del patriarcado, porque, como dice la filósofa feminista Amelia Valcárcel, "el machismo mata, empobrece y atonta". 

sábado, 5 de noviembre de 2011

¡LLEVE DOS Y PAGUE TRES!

Ando ya hace unos días que no sé si voy o vengo: abro el Fb y los pelos se me ponen como escarpias, enciendo la tele y no lloro por falta de tiempo, el periódico solo me sirve para reafirmar el desasosiego pues las noticias llegan algo atrasadas. Y con este suma y sigue de acontecimientos a medio camino entre el cataclismo cósmico y la exacerbación de la estupidez humana estoy dudando si enrolarme en alguna secta satánica o tomar las de Villadiego que en román paladino viene a significar "váyase todo a tomar por el saco".
Hay que tener la boca como aquel tragaldabas que recorría las calles de mi infancia para tragar sin rechistar semejante sarta de despropósitos que adornan el universo mediático.

Un señor muy catalán, que resulta que nació en Huesca, anda preocupado porque en la Cataluña de sus entreteles nacen más Mohameds que Jordies

Unos de esos que llaman emprendedores crea un "spa princesil" donde las niñas podrán realizarse ¡como tales! dedicando parte de su ocio a formarse como pendejas o aprender a quitarse la pendeja (que me enterado yo de la doble acepción del término y dejo para otro momento eso de las casualidades lingüísticas)

Uno de los superpartidos crea un sistema de puntos tipo avecrem o gallina blanca donde te dan unos tazones térmicos e irrompibles ¡encima! o un bálsamo labial (sobre el que solo se me ocurren guarradas así que me ahorro el comentario) por ser ciberactivista pesoista ¡toma ya!.

La no sé por qué llamada Unión europea juega a las chapas con mis dineros, y entrega, a modo de diezmo, toda la cosecha a una banca insaciable amparada en el beneplácito de una banda organizada de metiches con nombres a medio camino entre marca de comida rápida y grupo musical venido a menos, permitiéndose después tirarnos de las orejas por no haber querido trabajar el doble a la mitad de precio y me acuerdo de un letrero muy simpático que decía ¡Ocasión: llévese dos y pague tres!

Y una señora a la que le pone ser de derechas anda metiendo el focico en la escuela y diciendo que esta chusma docente nos quejamos por na y que trabajamos menos que un monaguillo en China mientras otra amiga suya (a esta parece que le ponen las marchas militares), afirma, con un buen pegote de laca en el pelo que la impide decir lo que dice sin despeinarse ni un poco, que las criaturas andan tiradas por los suelos en las pobres escuelas públicas desasistidas de sillas y pupitres haciendo alarde de una ignorancia digna de la caspa más rancia. 

Y para colmo el politiquerío se dedica a insultar a todo bicho viviente que ose no escogerlo en el jardín de la alegría al que no quiere mi madre que vaya..., vendiendo de manera impecable los nohaceres del contrario que vienen a ser los propios pero eso no importa porque como los del averno somos imbéciles y no nos enteramos de na y como además es lo que hay pues glosamos el eslogan de los colchones y aquí paz y después gloria.

Y ahora resulta que no se recorta, se reprograma y preguntar al pueblo es un error a destiempo (de nuevo hay que recordar que el pueblo es imbécil) y la constitución se cambia cuando interesa al capital y otra vez vuelven los malabares de la palabra.

Y ya estamos en campaña ¡otra vez! y yo me pongo a sudar y vuelvo a mirar el Fb (masoquismo obliga) y me acuerdo de aquello del calendario maya del 2012 y pienso ¿no será que se pusieron a ver el futuro y les entró un ataque de todo, tiraron la tablilla y se fueron a invocar al oráculo de  Ixtab, la diosa del suicidio, la posibilidad de cortarse las venas o dejárselas largas?
Y ahora nos vemos así con esa pesadumbre de no saber si en diciembre de 2012 se apagará el neón o vendrá otro día de la marmota.
¡Ay!

sábado, 24 de septiembre de 2011

VUELTA AL COLE: LA TÁBULA RASA



¡Por fin ya es viernes! viernes de una semana que termina impregnada del color con que se pintan las ansiedades, ansiedades párvulas reflejadas en unos ojos grandes de abrumadora inocencia, de donde brota esa lágrima aguantada con valor y que termina rodando tiernamente.


Terminó la cacareada vuelta al cole, hemos vuelto para quedarnos, como cada año, y para escuchar, como si se tratara de una condena, un montón de tópicos a los que me preocupa sentirme acostumbrada.

Y mientras tanto no consigo superar esa especie de terror que me produce el peso de la responsabilidad y no es la del trabajo (que para esa ya me he curtido en mil batallas), es el vértigo de la "tábula rasa", de saber que me aproximo, con el punzón acerado de cada una de mis frustraciones, con la torpeza de mis saberes calcificados y la creatividad esclerótica, a la materia más tierna, a esa de donde nacen los sueños, con un escaso índice de humedad en el ambiente que va secando la masa y haciendo mis trazos cada vez más evidentes y en unos meses veré ese dedo patibulario que me devolverá una imagen odiosa de la maestra que nunca he querido ser, aderezado con una voz a medio camino entre la Rotenmeyer y una adiestradora canina. 

Hago este acto de contrición para recordarme a mi misma que -como cantaba Mari Trini- "Yo no soy esa", ¡no quiero ser esa! pero tampoco quiero seguir escuchando las mismas chorradas de todos los años, ese rosario de perlas de quienes trajeron al mundo a las criaturas que inquietan mi conciencia.

No quiero saber nada de extrañas fobias a váteres, de chiquillos que tienen la desfachatez de ¡no poner el despertador! y dormirse por las mañanas llegando tarde al colegio, de esa terrible enfermedad denominada "tienemocos" y de la recomendable medicina "quenocorra", de las dos horas de ¡vídeos educativos!, del “tiene algo de fiebre pero se empeñó en venir a la escuela”, del "¡no se donde cojones aprendió este niño a decir esas palabrotas!” De los pases de modelos con ropas imposibles que hacen de la hora de ir al baño toda una aventura. Del “¡defiéndete!” sin explicar lo que es un ataque, del puñetero rosa que resulta ser genético, del “yo le educo pero la abuela se lo consiente todo”, del “razonamos todas las cosas en la silla de pensar” (¡Si Piaget levantara la cabeza!) del “¡no se cómo podéis con 20 si yo no puedo con 1”!, de adultos que involucionan su lenguaje hasta límites inimaginables y que afirman tener vástagos superdotados cuya única excepcionalidad consiste en ser, sin duda, más inteligentes que la madre que los parió y/o el padre que los engendró y un suma y sigue interminable que hacen que esa tábula rasa no sea ya tan rasa y venga con unos cuantos machetazos que tendremos que ir rellenando a golpe de ingenio y plastilina.
 Y así podremos echar balones fuera y decir que la culpa es de las familias que no tienen cabeza y que traen hijos al mundo como quien fríe rosquillas y que bastante tengo yo con lo mío y... mientras tanto, me atraviesa una sonrisa que de tan franca duele y me da por pensar que aquello del pan, del sudor y de la frente a veces te alegra el día y puede que a mi tábula, llenita de cicatrices, todavía le quede sitio para dibujar en colores.

sábado, 3 de septiembre de 2011

PAISAJES

Palomar en Villavicencio de los caballeros (Valladolid)
Tiernas caricias de Midas
derraman paisajes
de soledades áureas,
sencillos refugios
donde gravita el vuelo de las aves
exhaustas portadoras
de mensajes de amor.
Filtra el cielo
su laurel de azules
y en cada año que pasa,
con su equipaje de ausencias,
se advierte un remanso
donde escribirte un verso
que por seguir amándote
siempre es pequeño.

jueves, 4 de agosto de 2011

¡A MUERTE CON LA VIDA!

Tiene el verano un no sé qué de ensimismamiento que me hace ver la vida desde un ángulo algo raro, ese calor que embadurna el cuerpo y engorda los sentidos de manera casi cruel para  hacer  de las ausencias todo un despropósito.
Fue en este Valladolid de mi alma donde tejí  gran parte de mis sueños  y casi me había olvidado de cómo se siente  esa nostalgia de pasado y de  futuro que a veces te regala una tarde de cielos claros y de sol intenso. Solo hay que sentarse a dejar que la vida pase para que en un momento todo se vuelva olor, algo así como un bálsamo dulzón donde las formas se vuelven sensaciones y la música es el único lenguaje conocido.
Una ligera brisa agita las hojas de ese árbol que anuncia las estaciones y en su batir cansino  asoman augurios de un otoño todavía lejano mientras dos  moscas machadianas zumban pesadas como si volvieran de borrachera.

Sí, hoy podría haber sido un día guapo para regodearme en el placer de la melancolía pero guarda en sus entrañas el dolor de un adiós, ese que se da a un amigo, y el de una torpe empatía con la que fue su compañera de vida.
¡A muerte con la vida! –que dice Ángeles-  pero cuando esta llega nos aplasta con un enorme abandono donde solo se evidencia la ignorancia de un absurdo juego que no entiende de normas ni de fidelidades, de amor y necesidad,  insolente y sin concesiones.
Hoy vuelve a ser un día triste y esto empieza a ser ya una fea costumbre.


Adiós Celso, que en tu viaje vayas siempre acompañado de una enorme sonrisa y descansa que, desde aquí, seguiremos contigo queriendo a tu chica.

domingo, 3 de julio de 2011

ADIOS GRETA

Si no eres capaz de comprender el dolor que se siente cuando te muere un perro, no sigas leyendo estas palabras, no quiero que las enturbies.


Hoy tengo un dolor muy hondo, sabía que era una perra vieja a la que ya sacamos de un par de muertes casi seguras, por eso creí que seguía teniendo vidas, por eso me duele el sufrimiento innecesario de una noche en que la torpeza de una vana esperanza nos hizo alargar su vida inútilmente.

¡Es tan difícil decir adiós a quien fue alegría de tantos ratos! que todo lo que parecía tan claro, todas las decisiones tomadas se asfixian entre ríos de lágrimas que hasta tienes que ahogar “¡para parecer humana!”

Ya no viene a cuento hablar de la ternura y de la fidelidad ciega, solo quien ha convivido con una animal sabe de estas cosas, inexplicables para quien no está en disposición de entenderlo.

Decían que eras la perra más guapa de Viesques, y te salían novios a los que rechazabas porque tu misión era proteger a Gilda la que, a todos los efectos, fue tu hermana, la que ahora nos queda para aliviar un poco tu recuerdo.

Te trajeron desde Valencia a Gijón lo cual auguraba que serías una perra viajera: Francia, Italia, Portugal y un sinfín de lugares de España, temporadas en Valladolid para estar con la familia y esta vez, en este viaje, viniste para quedarte y hacernos volver a casa con este vacío tan grande.

¡HASTA SIEMPRE GRETA!, ¡LA PERRA MÁS GUAPA DE VIESQUES! Hoy lloramos tu marcha aunque algún imbécil no entienda que también la ternura se aloja en el hocico de un perro.

martes, 28 de junio de 2011

ORGULLOS Y VANIDADES

 Anduvo el patio revuelto entre orgullos y vanidades y a golpe de ladrillo infame fueron saliendo dolores y resentimientos. El fratricidio tiene algo de catártico y de pretensión vana por purgar esa indolencia de la que se acusa cuando la esperanza escala cimas imposibles.


 Nunca me gustó la militancia, la asocio a la corsetería pues, de una u otra manera terminas sirviendo a la causa para la que militas sin saber muy bien por qué causa es dicha militancia que traducido a mi lengua vernácula viene a querer decir ¡qué coño hago yo aquí!. Digo esto para exponer a propias y ajenos que no tengo más carnés que los que se me exigen como ciudadana y conductora.
Pero la pasada semana sentí algo parecido a la rabia y a la decepción cuando un colectivo en el que no milito (insisto) pero con el que simpatizo, XEGA, anunció lo que mañana será un hecho: la entrega de su "antipremio", por homófoba, a una institución en la que no milito (sigo insistiendo) pero con la que he colaborado desde mi compromiso por trabajar la igualdad en educación, el Instituto Asturiano de la Mujer (IAM).
En esta última he conocido mujeres que me resultaron cercanas, gente que confió en mi a la hora de emprender una tarea, que defendió sin cortapisas una educación para la igualdad basada en el respeto a las diferentes identidades, si en algún momento la alarma hubiera prendido en mis sensores con cualquier atisbo de homofobia no solo habría salido corriendo sino que no hubiera dudado en utilizar este espacio para denunciarlo.

No voy a entrar a desmenuzar detalles, ni tan siquiera voy a insistir en los múltiples merecedores de tan singular distinción solo diré que se empieza confundiendo el desacuerdo con la homofobia y se termina a ladrillazos en la trastienda de la vida.

Un ladrillo es un ladrillo por muy rosa que este sea pero habéis de pensar que para levantar un muro solo hace falta una primera piedra.

domingo, 5 de junio de 2011

AMELIA DE VIESQUES

Llegué a Viesques cuando este barrio era solo futuro y sus calles, de sinuoso trazado, apenas tenían nombre. El asfalto se iba cociendo a ritmo de constructora y el alumbrado se accionaba por la mañana y desaparecía al llegar la noche después de varios robos de cable.


Hoy dicen que Viesques es un barrio pijo y "otras cosas" aunque conozco mucha gente que vive en Viesques que nada tiene de pija ni de esas "otras cosas".

Pues fue ayer cuando mi barrio, ese que parece pijo y ¡otras cosas!, bautizó una pequeña parcela, un jardín frente a una escuela, con un nombre de mujer, de mujer pensadora, de esas que te accionan los interruptores de la vida, una filósofa comprometida, aguda en sus percepciones y de respuesta rápida, y abolengo feminista.

Aprendo con ella cada vez que la escucho y me gusta ese esfuerzo de tener que poner mi cerebro de puntillas en estos tiempos de mediocridad y juicios facilones.

Te has incorporado a este espacio virtual y nos has regalado tu saber haciendo que algunas tardes me perdiera por las tripas googlelianas en busca de una monja llamada Sofonisba o me devanara los sesos creando un cuarteto de endecasílabos ansiosa por ganar "tus piedras"

Levanteme una mañana muy fría
con el ánimo sosegado y tardo
abandonándome a la suerte mía
desecho el placer del pesado fardo

Gracias Amelia, hoy mi barrio ya tiene un espacio con tu nombre, y si me hago vieja y el olvido o la ignorancia preguntan quién eres sabré decirles con aire un poco pijo: ¡fue una mujer sabia! y yo estuve allí.


domingo, 22 de mayo de 2011

¿QUÉ REFLEXIÓN?

¿Jornada de reflexión?, ¿por qué lo llaman así? ¿Es la reflexión tan banal, tan efímera, tan poco seria, que se practica de manera supuestamente eficaz en un solo día? No es esto lo que me enseñaron y lo que me dicta mi poco sentido común.


A nadie se permite hacer campaña para no condicionar el voto ¡en el último momento! Por lo que a mí y a mi reflexión respecta podían aplicarlo 15 día antes pero ya que sospecho sea esto algo irreverente y tachado por sesudos demócratas como anti ello propongo entonces que ese mal, por mi, llamado día de reflexión, sea el día de "la despegá", a saber pues que cada político y cada política -que bien se remangaron la camisita y hasta el canesú para exponer los caretos por todo paisaje ciudadano- procedan, de facto, en un sano ejercicio reflexivo a limpiar las calles y dejarlas sin rastro alguno de sonrisas increíbles (y lo de increíbles es en sentido literal). Esos carteles gestados por el mismo photoshop que hizo los programas, titulados con eslóganes facilones y hasta trasnochados -que con lo tristes que andamos podían darle más al ingenio y provocar algo parecido a la sorpresa-.

Y no permito que en esa jornada las sonrisas increíbles me animen al voto o me llamen no demócrata por no hacerlo, que la democracia es democracia porque también nos asiste el derecho a no votar.

¡Reflexión!, eso lo hago cada día y cuando llega la campaña (la oficial porque la otra es diaria e irreflexiva) lo que hago son ejercicios de inflexión para que mi complexión no decaiga en genuflexión.

Hoy he visitado mi colegio electoral y he introducido papeletas en las urnas pero no he sentido ningún placer especial y mi voto lo he decidido 15 segundos antes, cuando una papeleta se ha enredado entre mis dedos y no he podido evitarlo. ¡Ea!

domingo, 8 de mayo de 2011

HILOS DE LUZ

Teníamos entradas para ver a Luz Casal en Avilés, inauguraba el Niemeyer. Pintaba la tarde musical sin grandes expectativas y cierta desconfianza que suele acompañarme últimamente cuando acudo a un espectáculo no se si por defenderme de posteriores decepciones o porque algo en mi (malévolo y perverso) me llevó a pensar que tanta enfermedad tenía que hacer mella en una cantante.
Llegamos, como digo, al Niemeyer, espacio de rebosante amplitud y grandes formas que por sencillas acarician tu pequeñez y tras caminar por una moqueta apta para descalzarte accedimos al auditorio lleno a rebosar.

A las 9,00 de la noche envuelta en un juego de luces acorde con su nombre y con una orquesta de 14 músicos (yo conté 13) arrancaba con temas intimistas de su último disco: "La pasión".

Un problema con el sonido hizo detener el concierto y, no sin cierto nerviosismo, afrontó el segundo tema y así se fueron sucediendo boleros y baladas. No se en que momento aquella mujer me cautivó, iba de un tema a otro entrando en casa, sentándose en la mesa camilla y adornando el Niemeyer con una voz cálida y maravillosa.

Ni un solo instante recurrió a su enfermedad, parecía que su empeño era justamente demostrar que las viejas rockeras nunca mueren y para ello sacó su lado más cañero poniendo en pie a una gran parte del auditorio para quien la butaca estorbaba la necesidad de bailar.

Ayer recibí una lección de fuerza y profesionalidad, de trabajo bien hecho y como ella misma expresó recordando, con una espléndida versión de "Gracias a la vida", las palabras de violeta Parra, una buena cantante no es quien tiene una gran tesitura de voz sino quien sabe transmitir emoción y ayer mi piel se pintó de emociones y de LUZ.

domingo, 1 de mayo de 2011

¡FELICIDADES PAPÁ!

Algo me obliga a tener esta foto en mi mesilla
-¿Qué dijo Don Pelayo? ¡Todos a caballo!

Con esta cuña recuerdo a mi padre atravesar las conversaciones, nunca entendí por qué lo hacía pero formaba parte de su peculiar manera de afrontar las relaciones. Era algo así como un coleccionista de frases que aprovechaba para enseñártelas a la menor oportunidad viniera o no a cuento.

"¡Una huella!, o es que el ladrón era cojo o es que había metido los dos pies en una alpargata."

Tan encantador como atormentado, tan cariñoso como arisco fue un hombre insatisfecho, de eso estoy segura.

Le recuerdo de niña agarrada de su mano recorriendo el Campo Grande para ir a ver a los patos o hacernos una foto en la Fuente de la fama. Los bombones de licor o las lenguas de gato para ir al cine a una tolerada: Cantinflas, Blancanieves, o 2001 una odisea del espacio, daba igual, allí estábamos en butaca de patio y de pasillo para que yo pudiera escorar hacia un lateral y nadie me impidiera verlo todo "de cine".

Después llegó el vermú de los domingos cuando ya adolescente iba a buscarle al España y recorríamos la ruta que mediaba entre la Fuente dorada y el barrio de San Juan.

Había cierta complicidad entre ambos, ¡lástima que la vida nos desencontrara tantas veces después! y ahora, cuando pienso en él, siento el profundo dolor de lo que debiera haber sido y no fue.

Le quise con un cariño difícil como era él, hombre lleno de sombras por desear luces imposibles. Tal vez terminó como un personaje de tango, lo que fue su gran pasión y un hacedor de mitos que reverenció a un Carlos Gardel con el que estoy segura se medía ante el espejo. Una vez que le oí cantar "Como abrazado a un rencor" me estremecí como si sintiera con él ese miedo ignoto de morir crucificado en sus penas, como dice la canción.

Pero la muerte tiene ese algo de bálsamo purificador de recuerdos y hoy me quedo con el padre de mi infancia, el que me amonestaba con la mirada y se subía conmigo a los caballitos. El que me enseñó a manejar el cuchillo y el tenedor y el que me compró mi primera cámara de fotos, el de los bombones de licor y el mosto con calamares, el que llamaba a todas mis amigas Margarita y se vestía cada sábado como si fuera a conquistar el mundo.

A veces pienso si no tuve dos padres, el de los domingos y el otro, espero que este haya encontrado la paz, el otro hoy habría cumplido 85 años. ¡FELICIDADES PAPÁ!

domingo, 24 de abril de 2011

SEMANA SANTA EN MI CIUDAD

 
Vaya por delante que no oculto ninguna de las contradicciones que tiñen mi vida y si no fuera por ellas mi perspectiva para emitir juicios sería algo miope por eso me gusta, incluso, regodearme en ellas y asumirlas como algo consustancial a mi manera de ver la realidad.

Desde que me alcanza la memoria (y hoy por hoy me alcanza mucho) recuerdo esa Semana Santa en Valladolid elevando mis ojos de niña hacia aquellos "pasos" donde la madera policromada exaltaba el dolor y la tortura como camino de redención, Cristos sangrantes, mujeres (¡vírgenes!) desgarradas por un profundo dolor de madre, sayones burlescos enarbolando instrumentos de tortura de la época en posturas imposibles que intentan representar una tremenda hipérbole de maldad y humillación.

Y en medio de ese escenario mi abuela y mis primos arrastrábamos la sillita plegable y el kilo de pipas y tomábamos posiciones para ver la que entonces conocíamos como "la procesión general", la del viernes santo, la que, a juzgar de las gentes se considera la mejor exposición callejera de imaginería castellana del mundo.
 Pero mis ojos niños no alcanzaban a apreciar como excepcional algo tan propio, aquello era, sin más, la imagen de mi ciudad, ni tan siquiera semejante exaltación de la tortura, que ahora me sobrecoge, suponía motivo de desaire.

Hace unos días he vuelto a esta tierra, decidida a no pelearme con el rito y asumir siglos de tradición, cámara en ristre, como no podía ser de otro modo, como una turista "penitente". Pero  ha sido la lluvia la que se ha empeñado en ser pagana (por algo es buena para los campos)  y la que me ha llevado, privándome de las procesiones, por algunas de las iglesias que guardan auténticos tesoros arrancados a la madera hace ya algunos siglos. Y he vuelto a sentirme un poco niña, embriagada por el olor a cera y a incienso, ante "la Zapatona" con su colección de cuchillos y he recordado a mi madre con la boca llena de horquillas rematando la faena de vestir a mi prima con mantilla para acompañar a "La piedad" y he intentado entender la mirada del Cristo de la caña atemporal del todo e incomprensiblemente dulce.
Sí, he vuelto a mi ciudad con sus beatonas de medallonas al cuello, flanqueando mesas repletas de estampas y figurillas, sus capuchones a los que envidiaba de cría porque una Junta de Semana Santa tan machista como cacique solo permitía que las mujeres procesionaran de "Manolas" y claro contradicciones muchas pero... ¡manola nunca, solo hubiera faltado! y cuando la consabida Junta se apeó de la burra una ya no estaba por esas chocheces.

"Cristo de la caña" de Gregorio Fernández
Y entre tanto ir y venir de cruces, cirios y penitencias voy leyendo uno de esos libros que se saborean a golpe de capítulo "El dios de cada uno. Por qué la neurociencia niega la existencia de un dios universal" y vuelvo a pensar en mi razón y en mi emoción y al final es solo aquella la que me permite asumir lo incomprensible de esta absurda religiosidad, ¡nobleza obliga, qué se le va a hacer!

¿Será que el buen vino aclara la razón y exalta el ánimo? Creo que voy necesitando otras vacaciones.

miércoles, 2 de marzo de 2011

MUJERES MORATINOS

Carmina, Pepa y Maruja: mis mujeres Moratinos
Mujeres fuertes de roca y campo
de aceite y trigo
mujeres hechas al sol
y al frío.

Sois de tierra y sois de río
de romero y jara
de olivo y vino
sois algo mío.

Canción de tarde
 mojada en leche,
y ese olor a verano
de jabón, de caramelo y lino.

Hoy me he encontrando
en mi piel,
el trazo de un nombre
que nunca olvido.

sábado, 5 de febrero de 2011

MARAÑAS DE HILOS

Ya está el año en su segundo mes ¡y yo sin vender una escoba! que tengo mi blog más muerto que la momia de Tutankamon, y es que ando como de sequía por saturación pues desde que empezó este 2011 se me ha ocurrido escribir de tántas cosas que, al final, aquí me encuentro sumergida en lo que podría llamar una nube de tags: principios, navidad, lealtades, familia, infancia, colores, tolerancia, cine, mi padre, música, enfermedad...revolotean por mi cabeza como esos pajarillos que salen en las viñetas cuando alguien se golpea con fuerza.
¿Que ocurre que cuando intento escribir me asalta el pudor de la desnudez?, me aplico censura y mi mano se agita ante mi rostro en ese gesto de desechar una idea. ¡Me cuesta escribir con autocensura! ¿Será que estoy perdiendo la sutileza? ¿O será que ando algo pobre de verbo?


Demasiadas cosas azotan mi voluntad, demasiados hilvanes han formado marañas de hilos, busco una hebra de dónde tirar, estoy en ello, me aplico en la tarea aunque me encuentro demasiado a menudo con la improductiva sensatez.
Empiezo a entender que vivir no es gratis, pero a entenderlo de verdad porque ya me ha tocado tirar de chequera varias veces, solo hay algo que me tranquiliza, de momento mis cuentas están saneadas, hay liquidez. Todo es que me de pródiga.
Related Posts with Thumbnails