viernes, 31 de diciembre de 2010

A UN PASO DE MAÑANA

No es fácil resumir un año si ya se hace difícil vivirlo.

Empezó este 2010 muy malamente, diciendo adiós a quién, no por lo esperado de su edad, mengua la pena de su marcha, pues el morir de la gente vieja arremete con todos sus recuerdos y te pone un poco más cerca de la línea de salida (o de llegada, según se mire).

Precedido fue por una de esas malas pasadas de la vida, cebada en la enfermedad burlona que destroza el ánimo y desarregla cualquier vislumbre de futuro, llevándose a su paso presentes y pasados.

No, no fue un buen comienzo de año, pero los años no son más que una sucesión temporal de momentos y de afectos. Nos aferramos a los hitos y les bautizamos con el epónimo de “fecha señalada” para tener luego calendarios plagados de círculos en los que rememorar “aquél día” ante el temor de que la memoria (o la falta de ella) delate  que durante el resto del año lo queremos alejar.

Volvió, como no, el maldito otoño con su procesión macabra, a enfrentarme con dolorosos ayeres, y empujarme un poco más hacia el palco de la vida.

Superé una vez más la maldita depresión y viví con intensidad protestas y algún que otro desvarío. Me crecí más en mi orgullo de mujer a fuerza de luchar por ello.

Y llegó diciembre con su amor añoso pintando canas de recuerdos infinitos y se llenó de vida de esa que te acaricia y te rompe con bofetadas de ternura.

Y así se va esto que llamamos año, porción de tiempo rellena de ratos.

También este año nació mi blog y con él mi deseo de subsistir y de compartir emociones, penas bobas, llantos vanos, risas flojas, ironías y sarcasmos, rabias de las de dentro, protestas y desagravios, un poco de mi para ese micromundo que me sigue; tal vez un bocado de vanidad al creerme dueña de mis palabras alentadas por vuestros comentarios que siempre me reconfortaron.

Forros de mujer que encierran algo dentro, algo que ni yo misma entiendo a veces pero muy cierto, muy mío y ahora también un poco vuestro.

Gracias por seguir ahí y ojala mañana comience, de verdad, un nuevo año

martes, 14 de diciembre de 2010

HUELLAS DE NIÑO

Hoy siento la piel bañada por la ternura ante la vida en estado puro. Te veo revolverte inquieto como queriendo encajar en el cascarón de un mundo que todavía no te ha tomado medidas. Quiero creer que sonríes, que nos miras atinando certero sobre lo que esperamos de tu llegada.


Eres ¡tan nuevo! que das miedo. Y entre mis manos, cuando tan solo habías cumplido medio día, me hiciste sentir todo el peso de la esperanza, del “por hacer”, del “por venir” y me sentí cobarde y pequeña porque te vi grande con tu baúl bien repleto de futuros.

Pronto te abrazarás al mundo, lo llenarás de colores y harás de cada palabra un cuento.

Y será en tus pies y en sus huellas de niño en donde seguiré aprendiendo cómo se dibuja la vida.

(A Hector en su primer día de vida, y a María y a Gloria que lo han hecho posible)

domingo, 7 de noviembre de 2010

YO TAMPOCO TE ESPERO

Pues llegó el Santo Pa ¡y yo con estos pelos!...


Y vino a decir que estamos como en tiempos de la República (más quisiéramos) y que no rezamos nada y que andamos un poco sueltos y sobre todo un poco sueltas (que las mujeres ya no somos nada abnegadas) y que hay que combatir este brote de “laicismo, secularismo y anticlericalismo" ¡Toma ya!

A ver, un poco de Wikipedia:

Laicismo: corriente de pensamiento, legislación o política de gobierno que defiende, favorece o impone la existencia de una sociedad organizada aconfesionalmente, es decir, de forma independiente, o en su caso ajena a las confesiones religiosas.

Se garantiza la libertad de conciencia además de la no imposición de las normas y valores morales particulares de ninguna religión o de la irreligión

El secularismo es aquel pensamiento o actuación que no tiene órdenes clericales y es ajeno a las prácticas y usos religiosos. El proceso histórico de secularización dejó a la Iglesia al margen del poder.

El anticlericalismo es un movimiento histórico contrario al clericalismo, es decir, a la influencia excesiva de las instituciones religiosas en los asuntos políticos.

Y ahora voy yo y me pregunto

¿PERO ESTE TÍO DE QUÉ VA?

Si por los Pactos de Letrán ya se comprometió La llamada Santa Sede a no intervenir en la política del Estado Italiano ¿por qué tiene que venir aquí a tocar los mondongos?

Pues valga toda esta introducción para dejar claro que lo que Benedicto intenta es una intervención en toda regla y que lo que el gobierno hace es arrodillarse más allá de lo que protocolo obliga.

Pues yo no, yo no te espero y no te consiento que, después de haber ocultado violaciones, haber tolerado baboseos inmundos de sexualidades enfermas al empeñarse en arrancar de sus cuerpos lo que natura impone, y haber elaborado un catecismo que discurre entre la garganta y la parte alta de los muslos, me propongas ahora guerras de religión.

Te has metido mucho más allá de lo que a cualquiera se le puede permitir, has husmeado entre mis sábanas, has enredado en mi corazón, has elevado a la categoría de mal (me niego a decir pecado) todo aquello que dicta el derecho: el condón frente al SIDA, el aborto ¡hasta después de una violación!, el matrimonio homosexual como derecho a la convivencia legal (¡qué bastante me importa a mi que tú y tus operarios lo santifiquen!), el divorcio -¡claro que p’a qué si ya existe La Rota!...

¡Y digo yo que con tanta preocupación por la cosa sexual y la familia para procrear y todo eso ¿Cómo es que, en vez de darle tanto al manubrio, no remangáis los faldones y a muslo descubierto os dedicáis a sembrar la tierra? Pero esta vez apechugando pagáis los costes ¿vale?

sábado, 9 de octubre de 2010

VA POR TI, MAMÁ

Me naciste un domingo de febrero, satisfecha de haber llenado el vacío de un hijo que dos años antes a duras penas consiguió nacer.
Y fue un aciago martes de otoño, hoy hace justo nueve años, cuando decidiste enseñarme la prueba más dura, la de tu marcha. Nunca pensé que la orfandad se viviera en las carnes con tanto sentimiento de desamparo, nunca viví una pena tan honda; será porque te fuiste sin avisar, -¡para no dar quehacer!, que decías siempre.
Seis días con el corazón en vilo esperando para que ese maldito teléfono, al que mi hermana terminó por cambiar el tono, nos anunciara lo que ya era un hecho.
Ni un solo día ha pasado, desde entonces, sin una pincelada de tu recuerdo. ¡Cuánto me gustaría que supieras de mi añoranza! ¿O ya lo sabías?
Por eso te llevaste la receta de las patatas rellenas y la sopa de pescado que tuve que reinventar rebuscando en cada uno de mis sentidos.
Por eso, a veces, pego los bajos de los pantalones con fliselina porque no puedo dejar de escucharte las tibias reprimendas al verme coger la aguja -¡qué poca gracia tienes! decías y agrandabas tu sonrisa satisfecha al sentirte útil.
Coqueta para confesar tu edad a sabiendas de que nunca la aparentaste, la risa fácil fue tu medicina ante la vida, definías los dolores como incómodos compañeros que te recordaban que estabas viva, no en vano superaste un cáncer como quien pierde una muela pues no podías permitir que la enfermedad te arrancara uno de tus mayores deseos: conocer a tus nietos. Los disfrutaste poco pero lo suficiente para hacerles el regalo de haberte conocido.
¡Fue un aciago martes de otoño! cuando tu cabeza no pudo más.
-Hay muertes repentinas, me dijiste unos días antes empeñándote en no demorar el pago de unas pesetas que me debías.
Pero el cariño y el recuerdo son eternos y estos van por ti mamá

viernes, 24 de septiembre de 2010

29 DE SEPTIEMBRE: PROCLAMO

Proclamo: el próximo día 29 de septiembre no acudiré a mi puesto de trabajo y será por decisión propia. ¡Ea!


Aunque me asalta esta maldita indefensión que provoca la sensación de tener el pensamiento secuestrado:

¿Significa esto que secundo la huelga poniéndome del lado de todos los sindicatos que misteriosamente han conseguido ponerse de acuerdo en algo?


¿Significa que me quedo en casa para contribuir económicamente, con el descuento que se me aplicará, a paliar la cacareada crisis económica?

¿Será pues que con mi ausencia laboral jorobo al gobierno y le doy alas a la “santa oposición” (obsérvese el juego de palabras por favor) que no apoya pero enciende?

¿Me apuntarán los laicos de la iglesia (como lo oyen) a su lista si se me ocurre ese día ponerme algo blanco?

Haga lo que haga habrá quien me acoja en su seno, quien haga un uso espurio de mi decisión para engordar vanamente una cifra que solo justificará su provecho.

Se lo oí decir a mucha gente sabia:

¡VAYANSE USTEDES A LA MIERDA!
Y espero que cuando pierdan siempre sea porque les faltó un voto ¡el mío!

(Y A LOS SALVAPATRIAS QUE LES DEN DOS VECES)

viernes, 17 de septiembre de 2010

A LA DEPRESIÓN: ¡DE CARA!

Te veo llegar con el rostro frío. Te conozco, vieja amiga. Con tu porte arrogante, te desprendes lentamente y me arrollas al paso como una puta de lujo, entras en mí y te apropias de mi piel y de mis ojos para situarte justo en el hueco donde muerden las emociones. Te rodeas de toda la grisura del mundo y me embaucas vestida con el mejor traje de autocompasión, me devuelves el rostro feo de la vida cuando te agazapas en las esquinas del alma para proyectar la sombra de cada luz que asoma. Pellizcas mis labios para crear una mueca de amargura innecesaria, me elaboras interminables listas de oprobios que llegan a mí como una procesión de ánimas.


Te conozco, ¡vaya si te conozco! Me acompañas desde antiguo, se de tus mañas y te evito aunque a veces repose en el abandono plácido de las lágrimas solitarias, las que limpian el desasosiego como un bálsamo milagroso.

Has vuelto, pero ya empiezo a ver tu espalda, encorvada y negra. Pronto te envolverás en un viento de castañas y volveré a llorar por una pena antigua, y cuando pique esa cicatriz del ánimo, apenas recordaré que existes.

domingo, 29 de agosto de 2010

VEJEZ PERRA


No se si la vejez es perra pero yo tengo dos perras viejas y de esta vejez o de esta perrez es de la que quiero hablar. Será porque este verano me he reencontrado con la, habitual por otra parte, experiencia de compartir vida, espacios y diversiones (léase asuetos) con dos perras ya añosas, pues haciendo la socorrida conversión que nos lleva a esa tendencia insidiosa de pasarlo todo por el patrón humanoide vendrían a figurar como nonagenarias.


¡Son viejas leche! Y son viejas de verdad: cataratas que dejan a la pobre Gilda, mas ciega que un murciélago, caminando por la casa como los cochecitos de Payá -esos que al chocar con una pared modifican el rumbo despacito- y te mira fijamente apuntando a un vacío que para ella está lleno de todo.

Hipertensión que hace que Greta tenga que tomar su pastilla diaria; que no tengo ni idea de cómo se le toma la tensión a un perro, es cuestión de fe en el veterinario que para eso cobra sus buenas perras por hacer tamaños vaticinios con las propias ¡¡¡

Artrosis que hace que un corto paseo prolongue indefinidamente la vuelta a casa, alergias, tosecillas, verrugas, otitis, sordera,…

Greta y Gilda cumplieron 13 años y medio el pasado julio y son dos nobles perras ancianas (Fox Terrier la primera y “Diseño Exclusivo” la segunda) que siguen viajando con nosotras allá donde vamos, adaptando, ya, el destino a su edad, buscando espacios (no sabe la familia como se agradecen estas cosas y estas casas) donde puedan quedar descansando a la espera del reencuentro para cumplir sus rutinas diarias apremiadas por lo que eufemísticamente venimos a denominar “sus necesidades”, evitándolas calor y fatigas.

Tal vez la vejez sea perra, pero mis perras viejas se hacen viejas conmigo y en su vejez aprendo, de paciencia y de tiempos, de cariño y de ternura, de miedo y de futuro, de respaldos y adhesiones, fidelidades, compromisos y responsabilidad.

No se por qué escribo esto pero me apetecía contarlo, sé que hay gente que no lo entiende (me importa un carajo) y los más perversos comparan viejos y vejeces y de nuevo aparece la inoportuna tendencia humanoide como si de repente el culo tuviera algo que ver con las témporas.

jueves, 29 de julio de 2010

GAZPACHO A LA SIESTA

Hoy me ha dado cocinillas y os voy a revelar el secreto mejor guardado: probablemente estemos hablando del mejor gazpacho del mundo, manjar de diosas, sorbos de vida... (Desde que murió mi madre estas cosas de exagerar sobre mis artes y habilidades tengo que hacerlas yo misma, lo siento)


Aprendí a hacerlo una mañana cualquiera de un verano cualquiera con una pizca de inspiración manchega a orillas del Pisuerga, después quité lo que me sobraba -a mi y a quien comparte mi plato- y lo dejé con lo justo para que cada cual, después, amplíe, complemente y satisfaga con el resto de sabor que le hace propio.

Para ello, pues, consigue unos buenos tomates rojos, maduros 1 kilo o kilo y medio (si son de pera ¡la pera!), un pimiento verde pequeño (puede ser italiano si el sabor del otro te resulta un poco fuerte), un trozo de pimiento rojo (esto le confiere rojez y sabor), un trocín de cebolla (poca que pica y carga, no mayor de lo que serían 2 gajos de naranja ) y un diente de ajo al que te has molestado en destripar (ya sabes, quitarle el ajillo ese pequeño que lleva por dentro).

Para el apartado líquido: un vaso de los pequeñajos de vino con aceite de oliva, virgen, extra, suave, dorado, maravilloso y si es arbequina ¡la bomba!, algo menos de vinagre (se puede jorobar el gazpacho con un mal vinagre) de jerez o de módena pero bueno. Un par de vasos de agua y toda la sal que te permita tu sistema cardiovascular.

Mézclalo todo en una batidora y después pásalo por un pasapurés de agujero pequeño. De esto sabe mi compañera Meli que me llevó a "los chinos" a buscar un chino y salí con el pasapurés porque ¡cómo iba yo a pedir un chino a un chino¡¡¡¡ Bueno, que me estoy liando.

Añade hielo y a la nevera.

Cuando lo sirvas debes preguntar si alguien quiere añadir pepino o pan (habrás notado que no lleva nada de ello) así quien quiera pasar la tarde repitiendo pepino que le de a la cucurbitácea y quien se quiera apanarrar pues con su pan se lo coma.

A la copa que está cerca puedes añadirle un buen clarete de Cigales: Catajarros, Carratraviesa... Un Mantel Blanco, exquisito verdejo de Nava del Rey o hasta un tinto de la Ribera del Duero: Senda de los Olivos, Carme, Mauro... ¡qué se yo!, pero de vinos os cuento otro día.

El segundo plato lo pones tú

Después despliega una manta por el suelo y...


¡ECHATE UNA BUENA SIESTA...  A PODER SER: EN COMPAÑÍA!

miércoles, 28 de julio de 2010

VERGÜENZA TORERA


NO ES MUCHO PERO ES ALGO: fuera las corridas de toros en Cataluña para el 2012 (que no se yo por qué hay que esperar tanto) aunque tenga que escuchar los argumentos peregrinos de quien defiende la ¿fiesta? cuando la única fiesta es la que viven los ganaderos y empresarios forrados hasta las trancas, el casposo glamour reinventado en torno a una estética vodevilesca y que alimenta historias de bragueta y otros cuernos.
¡Y el Marianico hablando de libertad! ¿cómo le creció ahora esta palabra en la boca y no lo hizo para respetar los matrimonios homosexuales ( y no entro en el tema del aborto que daría para otro post con sus lincecitos y todo)
Todavía queda camino, quisieron adornar la lidia de nobleza pero descansa en las mismas bajezas de quien lanza una cabra desde el campanario, o corre tras un toro embolado de fuego:  el afán de evidenciarle al mundo que el valor que no tienen para mostrar ternura les cuece en la entrepierna y les hace machos.

Pues hoy mis perras están contentas, que se lo noto yo, por esa complicidad animal de quien depende del buen sentir de los humanos para lograr el respeto en sus carnes.

¡OLE!

lunes, 26 de julio de 2010

PUBLICISTAS Y AFEITAPECHOS

He perdido la insana costumbre de ver publicidad. Desde que la tele pública decidió privarnos de tan singular placer y mi afición a las series me lleva a grabarlas casi todas para verlas casi nunca con el consiguiente Fast Forward; no estoy al loro, lo reconozco. Será por ello que hace un par de días -seguro que por el relax vacacional- me sorprendí a mi misma plantada delante de la tele en el preciso instante en que un hombrón luce chocolatina y, maquinilla en mano,  parece dispuesto a rasurase el torso.
La tonalidad dominante es de ese azul noche creado para evidenciar la masculinidad, la voz en off es de mujer...agresiva, castigadora... y entonces dos trepadoras de esas que parece que siguen buscando a Jacks irrumpen en la estancia violentamente flanqueando al afeitapechos.
Casi me atraganto con la parrocha (eso me pasa por ver la tele comiendo) ¿Dónde está la trampa? ¿Algún lerdo publicitario entiende que la igualdad consiste en esto? No lo creo, esto ya en sí sería plantearse la igualdad y estos de Bodycrucer (que es como se llama el invento) no creo que dispersen la neurona por tales derroteros.

Y (pienso) si fuera o fuese que, habiendo como hay una afición entre los gays a las cosas de la depilación ¡que ya son ganas!, y que lo hacen de manera evidente y sin tapujos, se vaya a creer el resto de machotes que desburrarse los pechorales los amaricona y... ¡fíjese usted! ¡a ver quién va a la tienda a comprar el cacharro sin mirar para atrás por si va perdiendo aceite!

Y soy tan boba que me pregunto ¿no se merece la población gay un poco de gasto publicitario donde dos chocolatinosos se abracen tiernamente con sus torsos pelones?
No se, tal vez el calor me hace pensar rarezas. Tengo que volver a ver publicidad, seguro.

jueves, 22 de julio de 2010

TARDE SOMEDANA

Pues ahora digo Diego donde digo dije o no se lo que dije porque lo dije cuando lo dije (que del escrito anterior va para once años).


Esta Asturias de mar y monte hoy me hace recoger las piedras y tirarme al matu ¡Hala, que sí, que llevo aquí ya 20 años y casi me creo que nací en madreñes!

Esta tierra te encoje las entretelas y te repliega las costuras, da igual que haga sol o que te empape el orbayu, sales, te bajas del coche, estiras un poco el pescuezu y los pelinos pónsete tos de punta, miras al fondo y todavía necesitas tres horas para seguir mirando y con la Nikon al cuello reniegas de no haber estudiado más cursos de fotografía atontada en la ignorancia de no entender, que eso que se ve, no se guarda en ningún sitio, te lo llevas contigo para siempre y duermes esa noche con la pestaña más guapa.

El martes fuimos hasta Somiedo, y en un alarde de intrepidez (solo yo sé lo que me inquieta ignorar qué precipicios habrá en un alto de 1.700 metros) subimos hasta el alto de La Farrapona (que me quedé yo con la duda de quién sería señora de tan contundente nombre) y de allí caminamos un ratín hasta el Lago de la Cueva y como era martes y la gente se había ido a comprar al Corte inglés pues estábamos solas y se oía la tarde, volaban las rapaces, se agitaba el saúco y el sol, que se negó en Gijón, arañaba los riscos somedanos.

Llegamos luego hasta Veigas para invadir una intimidad lejana, la de las viviendas de teito de escoba donde el paisano que las muestra, socarrón él, relata con aparente gusto y gana lo que fue lugar de infancia donde habitaron, hasta bien entrada la vida, alguna mujeres de la familia que subían el agua desde el río por una inclinada cuesta que, sin duda hoy, han empinado adrede para purgar la ignorancia foránea de quienes santificamos lo antiguo negando la modernidad que creemos propia y tal vez, por eso, bien que se enfadó el susodicho cuando observó mi recelo al mirar lo que él señalaba como el hueco de la tele.

-¡No se ría usted que hasta hace 30 años vivió aquí gente!
Y yo me puse seria, que tanto me daba que fuera verdad o mentira, al fin y al cabo ya había evidenciado mi estupidez.

Y recordé a mi cuñado, maragato de cepa, habitante censado de Castrillo de los Polvazares, cuando cree adivinar en cada visitante de domingo, un disimulado reproche por no ir vestido a la usanza. Pero de esto, y con permiso, hablaré otro día.

sábado, 17 de julio de 2010

TIEMPO DE PIEDRAS

Me siento bien entre las piedras, esas que manos humanas fueron colocando, poco a poco, en épocas en que el tiempo era infinito y las obras concluían cuando su principio era ya historia.
Crecí entre piedras, enormes moles que emergen orgullosas creando intrusos a su alrededor. No me ciega el sentimiento para dejar de emocionarme ante el espectáculo que brinda la montaña asturiana o los bosques cuajados de ese todo natural en estado puro, del mar y su lenguaje...
Se evidencia la belleza...
Pero yo me recojo en mi rincón a esconderme entre los muros misteriosos que, por obra y gracia (o desgracia) de reyes y gobernantes, ministerios de cultura con subvención y, sobre todo, del calor de cada mano que los acaricia, del beso a escondidas que los hace cómplices, de cada mirada que los ensalza, han ido creando rincones, espacios, que -al menos a mi- me han hecho sentir algo muy parecido al amor.
Es ese amor el que acompaña mi nostalgia para llevarme hasta Valladolid y sentarme en los bancos de piedra que abrazan la fachada del Palacio de Santa Cruz, donde el frío del invierno te helaba todo menos el alma y el calor de unos besos no impedía que el deseo volara hasta otros labios, traición tan imperdonable como inevitable ¡qué se le va a hacer!.
¡Cuántos secretos de adolescencia encerrados en una plaza!
Y es en otra plaza, la de San Pablo, donde me siento en la cruz de piedra para contemplar la iglesia que le da nombre adivinado en sus filigranas figurillas divertidas. Me giro un poco hacia la derecha y veo el Palacio de Pimentel, y al hacerlo hacia la izquierda  Felipe II me hace un guiño cómplice de las horas pasadas, testigo del amor que salpicó todo el empedrado, y del tiempo invertido en buscar una mirada, una palabra, un gesto... Recorrer cincuenta pasos para deshacer ese nudo en el estómago que te hace esconder el mundo en el bolsillo y guardarlo para ti sola.
En San Pablo, entre sus cuatro paredes de historia, cuando la niebla te empapa hasta lo más hondo y las luces dibujan el escenario de una gran taberna, hoy, todavía, se refleja en mi rostro una mueca de añoranza y ahora que el tiempo ha salpicado en mis sienes pinceladas de eso que llaman madurez sé que nunca volveré a amar como entonces y que a entonces le debo el amor de ahora.

sábado, 3 de julio de 2010

ONU SOBRE LA MUJER


Ya que ellos se empeñan en callarlo tendremos que hacer el trabajo de difundirlo

ONU sobre la MUJER:


En una decisión histórica , la Asamblea General de Naciones Unidas votó por unanimidad el 2 de julio de 2010, para crear una nueva entidad para acelerar el progreso en el cumplimiento de las necesidades de las mujeres y las niñas en todo el mundo .

La creación de la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer - que se conocerá como ONU sobre la Mujer - es el resultado de años de negociaciones entre los Estados miembros de la ONU y la defensa por el movimiento global de mujeres . Es parte de la agenda de reforma de la ONU , que reúne a los recursos y mandatos para un mayor impacto.

"Estoy agradecido a los Estados miembros por haber dado este gran paso adelante para las mujeres del mundo y las niñas ", dijo el Secretario General Ban Ki -moon, en un declaración Acogiendo con beneplácito la decisión. " significativamente ONU sobre la Mujer impulsará los esfuerzos de las Naciones Unidas para promover la igualdad de género , ampliar las oportunidades y luchar contra la discriminación en todo el mundo .

jueves, 24 de junio de 2010

LA CAJA DE LOS HILOS


No se muy bien por donde empezar pero quiero empezar, he decidido tener mi blog, propio, personal, sin interferencias profesionales, sin parapetos...
Recordé hoy -pensando en qué nombre ponerle- aquellos años de infancia trasteando en la casa de mi abuela cuando los juguetes se hacían con retales de vida y el mundo entero cabía en una caja de madera; porque la caja de los hilos de mi abuela era de madera y tenía cientos de botones, únicos vestigios de ropas ya convertidas en trapos -o reconvetidas- que bién recuerdo cuando mi madre daba la vuelta a un abrigo o hacía un traje de ángel, para la función de Navidad de mi hermana, con su traje de novia. Corchetes, automáticos, ligueros imposibles, cintas, cremalleras, imperdibles (de estos y de mi madre hablaré un día), medallitas, agujas, acericos, agujones con cabezas de colores, jaboncillos de marcar, bobinas y carretes, ¡ah, carretes!, estos eran mis favoritos, esperaba paciente día tras día a que el hilo de aquel carrete de madera llegara a su fin y entonces anhelaba el premio, esa pieza de madera desnuda cuya forma se prestaba a miles de usos.
No se que magia tenía aquella caja pero cuando mi abuela me obligaba a dejar de revolver yo alargaba el momento argumentando con la mejor de mis voluntades que solo la estaba colocando.
En aquella caja cabía de todo, como en la vida y esos hilos de colores tejieron mis ideas. Hoy ando otra vez como revolviendo... o colocando, en esta otra caja de "nosequé". La iré llenando... y vaciando... recolocando... es memoria de presentes que lo fueron un día, memoria de mujer, cosas por hacer.
Related Posts with Thumbnails